Vamos a un ritmo tan acelerado de disparates “magisteriales”, que  estando caliente el penúltimo, ya está en el horno el último a punto de cocción… y así sucesivamente. La prensa amable y complaciente, acogedora e idolátrica, no tiene problema con esta velocidad, puesto que basta con que tenga preparados varios titulares en donde aparezcan los vocablos: magnífico, maravilloso, impactante, revolucionario, novedoso, insuperable, portentoso, incomparable… y sobre todo genial, para publicar cualquier cosa en tiempo real.

Los que ya estamos algo vejetes y con menos capacidad de reacción, tenemos que ir más despacio. Cada disparate es tan disparatadamente disparatado, que requiere un Tratado que permita hacer ver a las ovejas lo peligroso que hay en el núcleo del disparate. Las frases, entrevistas y conceptos también tienen la virtualidad de presentarse con piel de oveja. Quiero decir que un concepto con piel de oveja, aparentemente ingenuote y hasta caritativo, puede ser un concepto lupino, rapaz y agresivo, destructivo y aniquilante. El caso es que el lobo siempre utiliza los mismos métodos: en esto es en lo único que está permitido ser tradicional.

Collage Dic-07-2014

Toda la prensa publica la entrevista

El caso es que con la nueva entrevista “gratis data” a la periodista Elegida, Selecta y Predilecta, ha pasado por alto la audiencia del Santo Padre a la Comisión Teológica Internacional el pasado sábado, con motivo del comienzo de un nuevo quinquenio de trabajo. Tengo que reconocer humildemente, que para mí hace ya años que la Comisión Teológica Internacional no representa nada de nada. Ha sido una Comisión más bien elaboradora de documentos liantes, enredadores y confusos, desde que fue fundada en 1969 (¡sólo el año fundacional indica tanto….!) Ya sé que no es muy correcto decirlo de esta forma, y seguro que mis hermanos de hábito y mis novicios modernistas (que no hacen otra cosa más que leer sus aburridos documentos), me echarán en cara mi insolencia al poner estos “dogmas” en duda. Los Documentos de la CTI casi exigen ser considerados más magisteriales que el magisterio. Antes se decía más papistas que el Papa, pero eso ya ha pasado a la historia. Y así, si en uno de estos documentos afamados se pusiera en duda la existencia de un dogma clásico de la Iglesia pre-conciliar, suscitaría las iras de todos aquellos que suelen negar el magisterio de antes, pero que revisten de Magisterio el no-magisterio de ahora. Supongo que se me entiende.

Habría mucho que comentar sobre el discurso a la Comisión, pero quiero fijarme en algo que no deja de ser jocoso, aunque sea muy serio en el fondo. El Papa comenta a la CTI la necesidad de que tengan también teólogas. Y es que desde que la Iglesia decidió uncirse al carro del feminismo internacional, empezó a acumular tal cantidad de células acomplejadas de feminismo, que ya le resulta imposible hablar de nada, sin solicitar que haya más mujeres. Son las ministras de cuota del inefable Zapatero en España, que parece ser que ha hecho escuela en todas partes, hasta en las más Sagradas.

…el Santo Padre, refiriéndose a la composición tan diversificada de la Comisión, exhortó a una mayor presencia de la mujeres en este campo teológico. “Es necesario reflexionar sobre el rol que las mujeres tienen y deben tener en el campo de la teología”, afirmo Francisco. De hecho, «la Iglesia reconoce el aporte indispensable de la mujer en la sociedad, con una sensibilidad, una intuición y ciertas capacidades peculiares que son frecuentemente propias de las mujeres. Los invito pues, dijo el Obispo de Roma, a sacar el mayor provecho de este aporte especifico de las mujeres a la inteligencia de la fe.

Hasta donde yo tengo conocimiento, las teólogas que hoy nos desgobiernan, no hacen Teología: hacen Teología Feminista, con sus consabidas aceptaciones de las exigencias del Feminismo Internacional, poco apto para bucear en la Teología Católica. La igualdad de géneros, la ideología de género, las libertades de la mujer en temas morales, la Teología Trinitaria Feminista, la Maternidad de Dios que es Madre antes que Padre… y un sinfín de herejías… han ido acopladas, amalgamadas y en íntimo contubernio con el trabajo de estas teólogas. Ahora comprendo bien a San Pablo, cuando decía que el papel de la mujer en la Iglesia es otro, pero desde luego no el de enseñar teología. Claro que San Pablo era anti-feminista y anticuado.

Podría dar muchas vueltas al tema y acudir a argumentaciones escriturísticas abundantes, pero dado el carácter de esta bitácora, que pretende siempre hacer ver el lado ridículo de los problemas que nos han tocado sufrir hoy en la Iglesia, bastará un par de ejemplos de teólogas (de esas que le gustan al Papa) con que Dios ha castigado al solar hispano en los últimos años. Hay más, que conste, pero me fijaré en las más granadas, regozijantes y sabrosas del mundo feminino-teológico, que tanto tiene que aportar con sus intuiciones y capacidades peculiares.

Sor Lucía Caram, es conocida en los ambientes televisivos por sus clases de Teología que aborda todo, desde todos los puntos de vista, con una totalidad totalizante que totaliza cualquiera de sus criterios, mandando al infierno todo lo que suene a dogma y a verdades absolutas. Y siempre desde su postura de monja-teóloga de clausura, claro está.

Le encantaría

Le encantaría

Sor Teresa Forcades, también teóloga de pro, pontifica en donde se ponga, siempre que haya una cámara de televisión o un micrófono. Sus publicaciones de Teología Feminista son muy enriquecedoras. Lleva pantalones, para que se vea que eso del machismo no está bien sólo para los hombres.

Pantalones feministas

Pantalones feministas

Es común a todas esta teólogas su coincidencia en resaltar el machismo de la Iglesia Católica, jaleado también por los machistas que las aúpan y las publicitan. Todas coinciden en que hay que dar un giro en la teología: ¿Qué es eso de que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo? ¿Y por qué no es Madre, Hijo y Espíritu Santo? ¿Y eso del sacerdocio masculino, quién fue el que se lo inventó?….

Enfin, confiemos en que la CTI, siga al menos como va hasta ahora. Porque como empiecen a meter teólogas de cuota, veo a la Caram, a la Forcades, a Sor Cristina (con su peculiar visión del movimiento -teológico-, que tanto tiene que aportar),  a Elisabetta Piqué y dos hermanas gemelas del Cardenal Maradiaga. Entonces es cuando la Comisión habrá empezado de verdad a cumplir su papel.

 

 

Anuncios