Las siestecillas conventuales en estos días previos al verano oficial, resultan tan agradables como peligrosas. Entra el airecillo de la meseta por el ventanuco y hasta el camastro más rudo, puede convertirse en un lugar agradable para sestear. Me hallaba el otro día tan cómodo, que me puse a soñar como si fueran las doce de la noche. Hubiera deseado evitar esta experiencia, como ya he comentado otras veces, porque de nuevo apareció en mi cerebro adormilado, la famosa llamada telefónica de ocasiones anteriores….

–Ring, Ring……

–Casa Santa Marta, ¿dígame…?

–Llamo desde Destrucciones y Derribos, porque necesitamos el informe semestral ya. ¿Con quién hablo?

–Soy el Secretario y mi Jefe no se puede poner al aparato. ¿Qué se le ofrece?

–Caramba, nunca está su Jefe disponible para hablar con nosotros. Menos mal que le vamos dando instrucciones por muchos otros conductos. Pero siempre que falla internet en las profundidades -dejándonos en el limbo informático-, y nos vemos obligados a llamar por los métodos habituales, nunca está. ¿Qué le pasa ahora?

–Tiene un dedo medio roto y además tiene callosidades en las manos. Resulta que al manejar la pala el domingo para plantar un árbol con otros tres amiguetes, se hizo daño. Es que nunca había utilizado ese instrumento hasta ahora.

–Sí, pero al menos hemos dado un paso adelante que ya estaba previsto. Eso de plantar un árbol de la paz es de lo más resultante. Todos los tontos acaban creyendo que es algo maravilloso y jalean estos actos con energía bobalicona. Pero bueno, ¿qué hay del plan destructivo número 103? ¿Se sabe algo?

–No tengo ni idea de lo que es eso. A mí solamente me tiene de secretario para que le haga las llamadas telefónicas a Buenos Aires y la verdad es que no me queda tiempo para nada más.

–Pues vaya suerte que hemos tenido. Yo quiero saber como va el proceso iniciado por el camarada Braz de Aviz. Le dimos instrucciones severas, pero no sabemos cómo van las cosas. ¿Ha hecho ya la movida de Ecclesia Dei?

–Ni idea.

–Bueno, ya veo que usted tiene merecida fama de pasmarote juerguista. Con razón que dicen de usted que ha declarado que le gustan las películas de Almodóvar. Escuche con paciencia y transmita con toda fidelidad los mensajes que le voy a dar, para que se vayan moviendo los hilos cuanto antes. Estas son las instrucciones para el próximo semestre. No hay tiempo que perder.

1. La Comisión Ecclesia Dei tiene que ser eliminada lo antes posible. Eliminarla quiere decir neutralizarla, claro. Que parezca todo justo y necesario. Los ingenuos que entraron allí, tienen que pasar a la Congregación de Religiosos. El amigo Braz de Aviz, el de la peluca, sabe cómo hacerlo. Este cardenal es un arma de destrucción masiva. Todavía no ha aparecido en las páginas de internet, pero algún díscolo ya se nos ha adelantado.

3. Que no conteste Braz de Aviz a la carta que le han enviado haciéndole preguntas incómodas. Menos mal que sólo muy pocos la han publicado. Mantenemos el control sobre muchos de los medios más tontines, pero algunos tradicionalistas malvados se empeñan en darla a conocer. La táctica del silencio es la mejor. Desde luego las preguntas son tremendas. Por eso nadie se atreve a publicarlas. Solamente se pueden encontrar por el momento aquí y aquí y en pocos sitios más.

4. Dile a tu jefe que ha metido la pata al decir hace unos días, que el cristiano auténtico es el que no ha perdido la memoria. Precisamente lo que estamos haciendo es desmemorizar a todos los nostálgicos, que no hacen más que decir que la Iglesia actual ha perdido y machacado la memoria de su pasado. Y ahora viene tu Jefe con esas. Está bien que no se prepare los sermones, pero que al menos piense lo que dice.

5. Antes de octubre tiene que estar hecha la completa planificación del Sínodo. Que Kasper se calle de una vez. Que aparezca algún otro obispo o cardenal que diga lo mismo que Kasper, pero sin citarlo. Nos está dando muchos problemas, porque se le ha subido el pavo a la cabeza. Vamos a traerlo a la Casa Central pronto.

6. Que no se hable de la paz en el mundo durante una temporadita. Ya se está mosqueando mucha gente. Los mismos judíos tienen que concretar algunas ventas de armas y como sigamos plantando arbolitos, se nos va a ver el plumero.

7. Antes del verano europeo hay que dar algún golpe de efecto con cualquier excusa, para que los rumores se disparen en esos meses y podamos hacer lo que deseamos antes de la vuelta de las vacaciones.

8. Sujetad a Rodriguez Maradiaga. Que no se pase.

9. Felicitad a los obispos españoles por esa nota sobre el Rey Católico dándole las gracias por haber implantado en España el aborto, el socialismo real, el adulterio Real, la homosexualidad y sobre todo por haber canonizado la corrupción. Realmente lo ha hecho bien y los obispos españoles lo han sabido captar. Bravo por ellos.

10. Queremos los nombres de los frailes que celebran la misa antigua, aunque sea en un rincón de su celda. Vamos a por ellos…

…¡¡¡zás!!!…

…de repente me he despertado con una angustia tremenda y con una sensación de guillotina alrededor de mi cuello. Y un dedo grande, acusador, que me mostraba la Evangelii Gaudium y me decía: Toma y lee…. (como a San Agustín)

Me he regodeado y he dado un suspiro de alivio cuando he podido comprobar que estaba en mi celda, mientras escuchaba las campanas que llamaban al rezo de Nona….

¡Puff…! Estas siestecillas de verano no son buenas, definitivamente. Tendré que decirle al hermano cocinero que me sirva menos berza y menos caldo. Los refrigerios parvos, son mucho más eficaces para controlar al demonio meridiano.

 

 

 

 

 

 

Anuncios