Ahora también las visitas ad limina apostolorum (a los pies de san Pedro y san Pablo), son objeto de grabaciones y de intercambios campechanos para que sea vea que ya no hay caras de pepinillos en vinagre. Antes los Obispos informaban al Papa del estado moral y espiritual de sus Diócesis. Ahora no lo sé. Pero por lo que aquí se puede ver, hay regalitos e intercambios ante las cámaras, que son de lo más chirripitiflautico y neo-evangelizador por neo-episcopal. El Obispo de Bilbao, monseñor Iceta, le regala unos albumes de fotos de cuando jugaron un partido el Atlethic de Bilbao y el San Lorenzo de Almagro, que todo el mundo sabe que es el equipo del Papa. Fue en 1948. Espero que no haya ninguna foto de Franco, no vayamos a meter la pata. Y más aún: un trozo del árbol de Guernica, importante para que el Papa aprecie la identidad vasca. El Obispo de Logroño se ha tenido que conformar con que el Papa le diga que no tiene idea de dónde está Logroño, pero que sí conoce el vino de allí. Ja, Ja. Y no se pierdan el final del vídeo con la explicación de Munilla: no tiene desperdicio para ver lo estupenda que fue la reunión. Alicia en el país de las maravillas era una aburrida compulsiva, comparado con esto.

Después (imagino) hablaron del estado de las Diócesis: sacerdotes independentistas, disminución drástica de la confesión, fracasos y anulaciones matrimoniales, asistencia a misa los domingos, ordenes religiosas que abandonan lugares después de 200 años, juventud alejada de todo lo que suene a Iglesia y a Dios…. y cómo está la moda de las misas tradicionales en cada Diócesis.

¡Qué pase la siguiente tanda episcopal! A ver si Rouco le lleva un oso y un madroño y le cuenta cómo va la parroquia de San Carlos Borromeo.

Fray Gerundio

Anuncios